Suscripción

  SECCIONES

· PORTADA

· PRESENTACIÓN
· QUIÉNES SOMOS

· TERMINOLOGÍA

· JUSTIFICACIÓN
  CIENTÍFICA


· RESPALDO DE
  CIENTÍFICOS


· FAQs

· ARTÍCULOS DE
  EXPERTOS


· NOTICIAS

· ENLACES
· BUSCADOR
· CONSULTORIO

· DESCARGAS
· ARTÍCULOS
  PERIODÍSTICOS


· SUSCRIPCIÓN
· COLABORACIÓN
· CONTACTAR


La Criónica en la Wikipedia




02/01/09


Traducción de la entrada original Cryonics de la Wikipedia en http://en.wikipedia.org/wiki/Cryonics

Traducción y adaptación original (30/07/06):
María Fernández del Pozo y Ana Centeno Iglesias

Última adaptación y actualización: María Fernández del Pozo y Javier Ruiz




La criónica (no confundir con criogenia) es la preservación de personas y animales a bajas temperaturas cuando la medicina existente no puede mantenerlos con vida y hasta que la reanimación pueda ser posible en el futuro. La criopreservación humana no es reversible en la actualidad. En Estados Unidos sólo puede realizarse legalmente en humanos después de haberse declarado la muerte legal. El fundamento de la criónica es considerar que el proceso puede revertirse en el futuro si en la actualidad se ejecuta con la suficiente antelación ya que las personas criopreservadas no están muertas desde la definición moderna de muerte teórica de información [1]. El término criónica deriva de la palabra griega κρύος (kryos), que significa frío [2].


PREMISAS

La premisa principal de la criónica sostiene que la memoria, la personalidad y la identidad se encuentran en estructuras celulares y en la química del cerebro. Aunque este punto de vista es ampliamente aceptado en medicina y se sabe que la actividad cerebral puede detenerse y reactivarse bajo determinadas circunstancias, habitualmente no se acepta que los métodos actuales preserven el cerebro lo suficientemente bien como para permitir la reanimación en el futuro. Sin embargo los defensores señalan estudios que muestran que la circulación de altas concentraciones de crioprotectores por el cerebro antes del enfriamiento puede prevenir el daño estructural por hielo, preservando las delicadas estructuras celulares del cerebro en las que presumiblemente residen la memoria y la identidad [3].

Para los detractores la justificación de la práctica no está clara debido a las limitaciones actuales de la tecnología de preservación. Sin embargo se criopreserva de forma reversible células, tejidos, vasos sanguíneos y algunos órganos de pequeños animales. Algunos animales muy pequeños, como gusanos y osos de agua, pueden sobrevivir de forma natural a la criopreservación a temperaturas criogénicas. Algunas ranas pueden sobrevivir durante meses unos grados por debajo de la congelación, en un estado parcialmente congelado, pero no se trata de auténtica criopreservación. Los partidarios rebaten que sea necesaria la demostración de su reversibilidad para lograr el objetivo actual, que no es otro que el de preservar la información básica del cerebro en donde se codifica la memoria y la identidad personal. Hay buenas razones para creer que los procedimientos actuales pueden preservar la base anatómica de la mente [4]. La preservación de esta información debería ser suficiente para prevenir la muerte de la información teórica hasta que sea posible repararla o reorganizarla.


PROBLEMAS

Daño por preservación

La criopreservación a largo plazo requiere un enfriamiento próximo a -196°C, la temperatura de ebullición del nitrógeno líquido. La creencia común de que el agua congelada hace estallar a las células es errónea; esto sólo ocurre si la velocidad de enfriamiento excediera la pérdida osmótica de agua al espacio extracelular [5] (y es prácticamente imposible enfriar tan rápido una muestra grande de tejido). De todas formas, el daño por congelación puede ser considerable. El hielo puede formarse entre las células causando daños mecánicos y químicos. Las organizaciones criónicas utilizan crioprotectores para reducir este daño. Se distribuyen soluciones crioprotectoras por los vasos sanguíneos para eliminar y sustituir el agua intracelular por agentes químicos que previenen la congelación. Esto puede reducir en gran medida el daño [6] pero la congelación de personas completas todavía causa daños que no son reversibles con la tecnología actual.

Cuando se usan crioprotectores a altas concentraciones, se detiene completamente la formación de hielo. Al enfriamiento y solidificación sin congelación se denomina vitrificación [7]. Las primeras soluciones crioprotectoras capaces de vitrificar con velocidades muy lentas de enfriamiento y manteniendo la compatibilidad con la supervivencia de los tejidos se desarrollaron a finales de la decada de 1990 por los criobiólogos Gregory Fahy y Brian Wowk con el propósito de almacenar órganos para trasplantes [8]. Estas soluciones se incorporaron a la metodología criónica en la Alcor Life Extension Foundation con el objetivo de vitrificar algunas partes del cuerpo humano, especialmente el cerebro [9]. Esto ha permitido vitrificar cerebros de animales, analizarlos con la ayuda de microscopios electrónicos y ópticos después de recuperarlos térmicamente y comprobar que no se aprecian daños por cristales de hielo [10][11][12]. El Cryonics Institute también utiliza una solución vitrificante desarrollada por su propio criobiólogo, el Dr. Yuri Pichugin, aplicándola al cerebro principalmente [13].

La diferencia existente entre la vitrificación que se hace en criónica y la vitrificación que considera la corriente principal en criobiología es que la vitrificación criónica no es reversible con tecnología actual y es sólo una vitrificación estructural. Aunque permite evitar los daños por congelación en algunas partes del cuerpo, el precio es la toxicidad de los crioprotectores químicos. Todavía se sabe muy poco de la naturaleza de esta toxicidad, sin embargo, los partidarios asumen que es más leve y reparable que los daños estructurales obvios que, de otra manera, causaría la congelación. Por ejemplo, si la toxicidad se debe a proteínas desnaturalizadas, dichas proteínas podrían repararse o sustituirse.

Daño por isquemia

La isquemia es la ausencia o un inadecuado riego sanguíneo que priva de oxígeno y nutrientes a los tejidos. En criónica es inevitable, como mínimo, varios minutos de isquemia porque el requerimiento legal impide iniciar el procedimiento hasta que la circulación sanguínea se detenga. El corazón debe dejar de latir para que pueda declararse la muerte legal. Cuando existe aviso previo de una inminente muerte clínica, a veces se puede desplazar un equipo de técnicos para realizar el "standby". El equipo restaura el flujo sanguíneo y la respiración utilizando técnicas similares a la reanimación cardiopulmonar (RCP) tan pronto como es posible después de la parada cardiaca [14]. El objetivo es conservar los tejidos vivos después de la muerte legal, análogamente a los procedimientos médicos convencionales en los que se obtienen órganos y tejidos viables para trasplantes de donantes legalmente muertos. La muerte legal no significa que todas las células del cuerpo hayan muerto [15].

Frecuentemente, el cerebro permanece durante varios minutos o incluso horas sin oxígeno y a temperatura ambiente si el corazón se detiene inesperadamente. Este hecho causa daño isquémico al cerebro y a otros tejidos de manera que hace imposible la resucitación con la tecnología médica actual. Los crionicistas justifican la preservación en tales condiciones señalando los avances que permiten la resucitación del cerebro después de periodos de isquemia más largos que el tradicional límite de los 4 a 6 minutos y la persistencia de la estructura del cerebro e incluso el funcionamiento de alguna célula cerebral después de largos periodos de muerte clínica [16][17]. Argumentan también que la definición de muerte cambia conforme la tecnología avanza, y que etapas tempranas de lo que hoy se llama "muerte", es en realidad una forma de daño isquémico que será reversible en el futuro [18]. Sostienen que la supervivencia personal durante largos periodos de tiempo en muerte clínica queda determinada por criterios teóricos de información [19][20][21].

Reanimación

Está generalmente aceptado tanto por científicos como por partidarios de la criónica que revertir la criopreservación en humanos no es posible con "ninguna tecnología a corto plazo" [22]. Los que opinan que la reanimación puede ser posible algún día, generalmente consideran como tecnologías clave la bioingeniería, la nanotecnología molecular [23], la nanomedicina [24] o la transferencia mental. La reanimación requiere la reparación de los daños producidos por la falta de oxígeno, la toxicidad de los crioprotectores, la tensión térmica (fracturas), la congelación de tejidos que no se hayan vitrificado satisfactoriamente e invertir los efectos que causaron la muerte al paciente. En muchos casos será necesario una regeneración exhaustiva de los tejidos. Los escenarios de reanimación hipotéticos generalmente prevén que las reparaciones se realizarán por medio de un elevado número de organismos o dispositivos microscópicos [25][26][27][28]. Estos dispositivos restablecerían la estructura celular y la química a nivel molecular, especialmente antes de la recuperación térmica. Más radicalmente, la transferencia mental también se presenta como una propuesta posible de reanimación en el caso de que la tecnología llegue a desarrollar la forma de escanear los contenidos de la memoria de un cerebro preservado.

Se supone que la reanimación será un proceso "last-in-first-out" (último en entrar - primero en salir, LIFO por sus siglas en inglés). Desde este punto de vista, los métodos de preservación irán mejorando paulatinamente hasta que se demuestre que son reversibles, después de lo cual, la medicina empezará a rescatar y reanimar a los pacientes criopreservados anteriormente con métodos más rudimentarios. Así, la reanimación de personas criopreservadas por la combinación actual de neurovitrificación y enfriamiento profundo (técnicamente no hay "congelación" por la acción de los crioprotectores) puede llevar siglos, si es que es posible [16].

También se alega que si no se desarrollan las tecnologías tanto para el análisis molecular como para la reparación, entonces teóricamente ningún cuerpo dañado podría ser "reanimado". Sobrevivir dependerá entonces de si la información preservada en el cerebro es suficiente para permitir la restauración completa o parcial de la identidad de la persona original, siendo finalmente la amnesia la línea divisoria entre la vida y la muerte.


NEUROPRESERVACIÓN

La neuropreservación es la criopreservación del cerebro, habitualmente dentro de la cabeza y separada quirúrgicamente del resto del cuerpo, el cual es normalmente incinerado. La "neuro", como se denomina a veces, es una de las dos formas de preservación criónica; la otra es la preservación de "cuerpo completo". En algunos casos de neuropreservación sólo se criopreserva el cerebro, por ejemplo cuando ha sido extraído por un médico como parte de una autopsia.

La neuropreservación se basa en el hecho de que el cerebro es el depositario primario de la memoria y de la identidad personal (las víctimas de daños en la médula espinal, los pacientes trasplantados y los amputados mantienen su identidad personal). Otra razón para su práctica es que se asume que si se dispusiera de alguna tecnología capaz de revertir algún tipo de preservación criónica, dicha tecnología también sería capaz de regenerar tejidos, incluyendo todo lo necesario para regenerar un cuerpo nuevo alrededor de un cerebro reparado. De forma semejante, algunos escenarios de reanimación para pacientes de cuerpo completo implican desechar el cuerpo original debido al daño que podrían sufrir los tejidos en el proceso de criopreservación y regenerar un cuerpo nuevo. Estas consideraciones, junto con costes más bajos, mayor facilidad de traslado en emergencias y la importancia que se le da a la calidad de la preservación del cerebro, han hecho que muchos opten por la neuropreservación.

Los defensores de la criónica debaten a menudo sobre las ventajas y los inconvenientes de la neuropreservación. Mientras pocos dudan de que un neuropaciente reanimado sería la misma persona, otros cuestionan ampliamente los motivos por los que un cuerpo regenerado podría advertirse diferente al cuerpo original [29]. En parte por estas razones y en parte por un intento de mejora en la imagen pública, el Cryonics Institute sólo preserva cuerpos completos. Algunos partidarios de la neuropreservación están de acuerdo con esta preocupación pero siguen opinando que el abaratamiento de los costes y la mejor preservación del cerebro la justifican. Alrededor de las tres cuartas partes de los pacientes de Alcor son "neuros". A pesar de que la American Cryonics Society ha dejado de ofrecerla, aproximadamente la mitad de sus pacientes son "neuros".


PRECIOS Y FINANCIACIÓN

Existen grandes diferencias a la hora de contratar servicios criónicos. Oscilan entre los 28.000 $ de una criopreservación en el Cryonics Institute hasta los 155.000 $ por una criopreservación de cuerpo completo con el programa más caro de la American Cryonics Society (ACS) [30]. La preservación de cuerpo completo en Alcor cuesta 150.000 $ (80.000 para neuropreservación) más una cuota anual de unos 500 $ [31][32]. Tras el pago de una cuota inicial, los miembros de pleno derecho de la ACS pagan actualmente una cuota anual de 300 $ [33]. Hasta cierto punto las diferencias en los precios reflejan las diferencias de lo que se incluye en cada tarifa. Las tarifas del Cryonics Institute no incluyen el "standby" (equipo que permanece cerca de la cama del paciente para iniciar el protocolo criónico lo antes posible), los costes de transporte o los gastos derivados de la funeraria fuera de Michigan y que han de valorarse como extras. Los miembros del Cryonics Institute que deseen servicios profesionales de standby y transporte pueden contratarlos con un pago adicional a Suspended Animation Inc, compañía con sede en Florida.

Aunque a veces se sospecha que la criónica es una actividad comercial muy lucrativa, los altos precios están debidamente documentados [34]. Los costes son comparables a los de la cirugía de trasplantes. El mayor gasto, especialmente para los casos de preservación completa, es el dinero que debe invertirse en generar los intereses que permitan cubrir el mantenimiento y conservación del cuerpo a perpetuidad.

El seguro de vida es el método de pago más frecuente porque permite repartir los gastos a lo largo de varios años. Los partidarios de la criónica señalan que es especialmente asequible para la gente joven y que, por lo general, también suele ser "asequible para la inmensa mayoría" de personas del mundo industrializado que realmente están interesadas en planificarlo con anticipación.


CONSIDERACIONES FILOSÓFICAS Y ÉTICAS

La criónica se basa en considerar la muerte como un proceso que puede detenerse en los minutos, y quizás horas, posteriores a la muerte clínica. Así, si la muerte no es un evento que ocurre repentinamente cuando se detiene el corazón, se pueden suscitar cuestiones filosóficas sobre qué es exactamente la muerte. En un debate ético que tuvo lugar en la publicación médica Critical Care en el año 2005, se manifiesta que "muy pocos o quizás ningún paciente que haya sido declarado muerto por los médicos actuales está en realidad muerto bajo ningún criterio rigurosamente científico" [35]. Thomas Donaldson argumenta que la "muerte" basada en la parada cardiaca o en el intento fallido en la reanimación es una interpretación puramente social para justificar el cese de los cuidados en pacientes agonizantes [36]. Desde este punto de vista, la muerte legal y sus consecuencias son una forma de eutanasia porque se abandona a las personas enfermas. El filósofo Max More propone una diferenciación entre la muerte asociada a las circunstancias y el propósito y la muerte absolutamente irreversible [37]. La muerte absolutamente irreversible también recibe el nombre de muerte teórica de información, que es la destrucción del cerebro hasta tal punto que el contenido de la información original ya no puede recuperarse. Por su parte, el bioético James Hughes destaca los derechos que corresponderán a los pacientes criónicos conforme las perspectivas de reanimación se hacen más claras ya que la recuperación de personas legalmente muertas tiene precedentes en la aparición de personas dadas por desaparecidas [38].

Las opiniones éticas y teológicas sobre la criónica suelen girar en torno al asunto de si se considera como entierro o como medicina. Si se considera como entierro entonces pueden entrar en consideración creencias religiosas sobre la muerte y sobre una vida después de la muerte. La resucitación se considera imposible por los creyentes religiosos porque el alma se ha ido y de acuerdo con la mayoría de las religiones, sólo Dios puede resucitar a los muertos. Los defensores de la criónica recalcan que el rechazo teológico es un argumento circular ya que al considerarla como un "entierro" se asume, a priori, que no puede funcionar [39]. Igualmente opinan que los futuros avances técnicos darán validez a su punto de vista según el cual los pacientes criónicos son recuperables y, por lo tanto, nunca estuvieron verdaderamente muertos [40]. Si la criónica se considera como medicina con la muerte legal como mero mecanismo administrativo entonces puede considerarse como un largo coma de prognosis incierta. Es la continuación de los cuidados que se proporcionan a los enfermos cuando otros han abandonado.

Alcor publicó una enérgica defensa cristiana [41] que incluía extractos de un sermón del reverendo luterano Kay Glaesner. John Warwick Montgomery, renombrado defensor cristiano, también apoya a la criónica [42]. En 1969 un sacerdote católico consagró la cápsula criónica de Ann DeBlasio, uno de los primeros pacientes criónicos [43]. Asimismo, muchos seguidores de Nikolai Fyodorovich Fyodorov ven la criónica como un paso importante en el proyecto de Causa Común (seminario en Moscú, Rusia, 25/11/2006) y compatible con la Iglesia Cristiana Ortodoxa.

Por petición de la American Cryonics Society, el doctor en filosofía Charles Tandy [44], escribe en 1995 un artículo titulado "Cryonic-Hibernation in Light of the Bioethical Pinciples of Beauchamp and Childress" en el que considera los cuatro factores bioéticos principales expresados por los filósofos Beauchamp y Childress aplicados a la criónica. Estos cuatro principios son: autonomía, no maleficencia, beneficencia y justicia. Tandy concluye que si se respetan los cuatro principios "los profesionales biomédicos tienen la obligación ya vigente (no a primera vista, sino vinculante) de ayudar a asegurar la hibernación criónica del paciente" [44].


HISTORIA

En 1773, Benjamin Franklin sugiere en una famosa carta [46] la posibilidad de conservar la vida humana en estado suspendido durante siglos. Sin embargo, la era moderna de la criónica surge en 1962 cuando Robert Ettinger, profesor de Física de la Universidad de Michigan, propone en un libro que él mismo edita, "The Prospect of Inmortality" [47], que la congelación de personas puede ser un modo de llegar hasta futuras tecnologías médicas. Aunque congelar a una persona pueda parecer mortal, Ettinger responde que lo que hoy puede parecer mortal, puede ser reversible en el futuro. Aplica el mismo argumento al proceso de muerte diciendo que los primeros estadios de la muerte clinica pueden ser reversibles en el futuro. Combinando estas dos ideas, sugiere que la congelación de personas recientemente fallecidas puede ser un modo de salvar vidas.

Poco antes de que Ettinger terminara su libro, Evan Cooper [48] (con el seudónimo de Nathan Duhring) edita y publica el suyo, "Inmortality: Physically, Scientifically, Now", que sugiere la misma idea de forma independiente. Cooper funda la primera organización criónica, la Life Extension Society (LES) en 1964 para promover la congelación de personas. A Ettinger se le considera el padre de la criónica, quizás porque su libro fue reeditado por Doubleday en 1964 con las recomendaciones de Isaac Asimov y Fred Pohl, recibiendo así más publicidad. No obstante, el especialista en historia de la criónica, R. Michael Perry, afirma que "Evan Cooper merece el mayor reconocimiento por crear un movimiento criónico organizado" [49].

La organización de Cooper se convierte en la semilla de sociedades criónicas que surgen por todo el país y en las que partidarios locales podían reunirse gracias al contacto entre las listas de correo de la LES. La palabra "cryonics" (criónica en español) la acuña Karl Werner en 1965 al mismo tiempo que Curtis Henderson y Saul Kent fundan la Cryonics Society of New York (CSNY). En 1966 surgen la Cryonics Society of Michigan (CSM) y la Cryonics Society of California (CSC), y en 1969 nace la Bay Area Cryonics Society (BACS) que en 1985 pasa a denominarse American Cryonics Society (ACS). Ni la CSNY ni la CSC operan en la actualidad. La CSM finalmente se convierte en la Inmortalist Society, una sociedad sin ánimo de lucro y afiliada al Cryonics Institute (CI). El CI es una organización de servicios criónicos fundada por Robert Ettinger en 1976 que en la actualidad tiene más pacientes que ninguna otra organización.

Aunque hay al menos un intento anterior frustrado, generalmente se acepta que la primera persona congelada con intenciones de una futura reanimación es el profesor de psicología Dr. James Bedford. El CSC le congela de forma rudimentaria el 12 de enero de 1967 a los 73 años. Este caso se convierte en portada de una edición limitada de la Life Magazine antes de interrumpir la impresión y sustituir dicha portada por la noticia de la muerte de tres astronautas en el incendio del Apollo 1.

La criónica sufrió un gran revés en 1979 cuando en un cementerio de Chatsworth (California), se descubrieron nueve cuerpos descongelados procedentes de la CSC [50][51] como consecuencia de la reducción de fondos. Al parecer, algunos de los cuerpos habían sido descongelados hacía años sin notificarlo. El director de la CSC fue demandado y la publicidad negativa ralentizó el crecimiento de la criónica durante años. De los diecisiete casos criónicos documentados entre 1967 y 1973, solamente James Bedford permanece criopreservado en la actualidad. Los estrictos controles financieros y los requisitos adoptados en respuesta al escándalo de Chatsworth dieron como resultado el mantenimiento correcto de, prácticamente, todos los casos criónicos posteriores.

En 1972, Fred y Linda Chamberlain fundan la Alcor Society for Solid State Hypothermia (ALCOR) que hoy es la organización criónica más importante. En 1977 cambia el nombre por el de Alcor Life Extension Foundation y en 1982 se fusiona con el Institute for Advanced Biological Studies (IABS) fundado en Indiana por Mike Darwin y Steve Bridge. Durante la década de 1980, Darwin y Jerry Leaf, investigador de cirugía cardiotorácica de la UCLA, desarrollan en Alcor un modelo médico para los procedimientos criónicos. Fueron pioneros en el "standby" o procedimientos que practican los equipos de estabilización. Estos equipos de estabilización permanecen junto a la cama del paciente para poder iniciar el proceso tan pronto como sea posible tras la parada cardiaca.

La sociedad criónica más antigua aún existente es la American Cryonics Society (ACS). Esta organización (exenta de impuestos, 501(c)(3)) se constituye en 1969 con el nombre de Bay Area Cryonics Society (BACS) por un grupo de partidarios de la criónica en el que se incluyen dos eminentes médicos de Bay Area. El Dr. M. Coleman Harris y el Dr. Grace Talbot. Las primeras suspensiones bajo los auspicios de la BACS tuvieron lugar en 1974 por la Trans Time Inc., una compañía comercial puesta en marcha por los miembros de la BACS. El investigador de la BACS, el Dr. Paul Segall, trabajando con Jerry Leaf de CryoVita, desarrolla un modelo médico para inducir la hipotermia poco después de la declaración de muerte. El Dr. Segall se convierte en pionero en el reemplazo de sangre tanto para suspensiones criónicas como para uso médico convencional.

En la decáda de 1980, la criónica recibe un nuevo impulso cuando el ingeniero del MIT Eric Drexler comienza a publicar artículos y libros anticipando un nuevo campo: la nanotecnología molecular. Su libro, "Engines of Creation" publicado en 1986, incluye un capítulo dedicado a las aplicaciones en criónica [52]. Así, los crionicistas contemplan a la incipiente nanotecnología como confirmación de su punto de vista, mantenido durante tanto tiempo y en el que la reparación molecular de los tejidos dañados se confirma como teóricamente posible [53]. A finales de la década de 1980, Dick Clair, miembro de Alcor (enfermo terminal de SIDA), demanda, y finalmente consigue el derecho a ser preservado criónicamente en el Estado de California [54][55][56]. Alcor multiplicó por diez el número de miembros en una década, con un ritmo de crecimiento del 30% anual entre 1988 y 1992.

Alcor sufre un revuelo político en 1993 cuando un grupo de miembros colaboradores abandonan la institución para crear la CryoCare Foundation [57] y compañías asociadas con fines comerciales como CryoSpan, Inc., dirigida por Paul Wafker, y BioPreservation, Inc. [58], dirigida por Mike Darwin. Darwin y sus colaboradores logran muchos avances técnicos, incluyendo un estudio de gran trascendencia en el que se documenta la gran calidad en la preservación del cerebro congelando con altas concentraciones de glicerol [59]. CryoCare deja de operar en 1999 al no poder renovar el contrato de servicios con BrioPreservation. Los dos pacientes de CryoCare ubicados en CryoSpan fueron trasladados a Alcor y los de la ACS al Cryonics Institute.

También aparecen compañías criónicas comerciales a menudo fugaces. Suelen estar afiliadas o asociadas a organizaciones sin ánimo de lucro. Algunas de estas compañías fueron (entre paréntesis las organizaciones criónicas sin ánimo de lucro con las que trabajaron) Cryonic Interment, Inc. (CSC), Cryo-Span Corporation (CSNY), Cryo-Care Equipment Corporation (CSC y CSNY), Manrise Corporation (Alcor), CryoVita, Inc. (Alcor), BioTransport, Inc. (Alcor), Trans Time, Inc. [60] (BACS), Soma, Inc. (IABS), CryoSpan, Inc. (CryoCare y ACS), BioPreservation, Inc. (CryoCare y ACS), Kryos, Inc. (ACS), Suspended Animation, Inc. [61] (CI, ACS y Alcor). En la actualidad sólo siguen existiendo como organizaciones comerciales Trans Time y Suspended Animation. Al parecer ninguna de las compañías citadas anteriormente fueron rentables.

La criónica parece haberse consolidado firmemente en torno a tres grupos sin ánimo de lucro y cuyos ingresos proceden prácticamente de legados y donaciones: Alcor, Cryonics Institute (CI) y la American Cryonics Society (ACS). En 2006 se incorporó formalmente una nueva organización sin ánimo de lucro llamada Cryonics Society y cuyos fines son de carácter educativo y divulgativo.

Una investigación de la decada de 1990 que revela con gran detalle el daño por congelación, indujo a usar mayores concentraciones de glicerol para prevenirlo. En 2001, Alcor empieza a utilizar la vitrificación, tecnología tomada de la investigación en preservación de órganos, en un intento por prevenir completamente la formación de hielo. Inicialmente, dicha tecnología sólo se podía aplicar en la cabeza separándola del cuerpo para optimizar la preservación. En 2005, Alcor comienza a tratar el cuerpo completo con una solución vitrificante en un procedimiento denominado "neurovitrificación con crioprotección de cuerpo completo" [62]. Ese mismo año, el Cryonics Institute empieza a tratar la cabeza de sus pacientes de cuerpo completo con su propia solución vitrificante [63].

El Cryonics Institute mantiene a 91 pacientes (15/12/08: http://cryonics.org/whatsnew.html) y a unas 52 mascotas en sus instalaciones de Clinton Township, Michigan. Un número significativo de todas estas preservaciones provienen de contratos con la American Cryonics Society. Alcor mantiene actualmente a 85 pacientes (15/12/08: http://www.alcor.org/cases.html) en su sede de Scottsdale, Arizona. Existen grupos de apoyo en Europa, Canadá, Reino Unido y Australia y una pequeña instalación en Rusia, KrioRus, con cuatro neuropacientes. Existen también planes para la construcción de una instalación en Australia y un gran centro en una localización de Estados Unidos no revelada. Este centro se llamará Timeship [64] y con un diseño futurista del reconocido arquitecto Stephen Valentine [65], se pondrá especial énfasis en la seguridad.


CULTURA

La criónica en la cultura de masas

En las novelas de ciencia ficción se recrean procedimientos muy parecidos a la criónica para los viajes espaciales o para trasladarse del pasado al futuro. Además, para llevar a cabo cualquier tarea en el futuro, el protagonista tiene que hacer frente a las rarezas del nuevo mundo y en el que apenas se puede encontrar indicios del anterior. A menudo, esta perspectiva de alienación es la razón principal de la falta de popularidad de la criónica.

Algunas de las primeras novelas cortas de ciencia ficción que presentan la criopreservación humana de forma directa o indirecta son "A Thousand Deaths" (1899) de Jack London, "Cool Air" (1928) de H.P. Lovecraft y "The Resurrection of Jimber-Jaw" (1937) de Edgar Rice Burroughs. En la breve historia de Lydia Maria Child en 1846 "Hilda Silfverling, A Fantasy", se preserva criónicamente al personaje principal y es revivido pasado un siglo. Muchos de los temas de estas historias están mal planteados, aunque la breve historia de 1931 titulada "The Jameson Satellite" de Neil R. Jones, se considera la semilla que germinó en la mente de Robert Ettinger la idea de la criónica cuando no era más que un adolescente. El argumento es su propia preservación deliberada en el Espacio después de la muerte. Ettinger escribe más tarde una historia de ciencia ficción llamada "The Penultimate Trump" publicada en 1948 y en la que la idea principal es exponer explícitamente la criopreservación de personas legalmente muertas para una reparación médica futura [66].

Son relativamente pocas las novelas publicadas centradas en el objetivo primario y en la definición de criónica. Novelas que han influido en este tema son: la temprana "The Door Into Summer" de Robert A. Heinlein (1956), "The Age of the Pussyfoot" (1966) de Fred Pohl y "Ubik" de Philip K. Dick (1969). También el best-seller en Estados Unidos "The First Immortal" de James Halperin, "Tomorrow and Tomorrow" de Charles Sheffield, "Chiller" de Sterling Blake (Gregory Benford), "Ralph’s Journey" de David Pizer, "Formerly Brandewyne" [67] de Jude Liebemann y "I was a Teenage Popsicle" de Bev Katz Rosenbaum [68]. Una novela específica para niños es "21st Century Kids" de Shannon Vyff [69][70].

En el tercer libro de la serie "Artemis Fowl", Domovi Butler es congelado tras su muerte y se le mantiene así durante una noche para ser luego reanimado por un hada.

La criónica como rescate tras una congelación en el Espacio se ha utilizado en la literatura desde "The Jameson Satellite" en 1931. En "3001: The Final Odyssey" de Arthur C. Clarke, se descubre que Frank Poole, asesinado por HAL 9000 en "2001: A Space Odyssey" queda criopreservado en el Espacio para ser después hallado y revivido unos mil años después. La historia corta "Wait It Out" de Larry Niven describe un tipo de autocriopreservación de emergencia con un hombre abandonado en Plutón. La novela de Vernor Vinge "A Fire Upon the Deep", Premio Hugo en 1992, presenta como protagonista a un resucitado por una superinteligencia miles de años después de sufrir un accidente en una nave espacial. John-117, el popular héroe de "Halo", también fue criogénicamente congelado durante un tiempo.

Entre las películas que presentan a la criónica con fines médicos encontramos la comedia de Woody Allen, "Sleeper", y otras como "Late for dinner", "Abre los ojos" ("Vanilla Sky" es el remake más conocido) y "Wes Craven’s Chiller". Una de las más conocidas es la película de 1992 "Forever Young", protagonizada por Mel Gibson. Y a pesar de no tratar directamente la temática, la película "Cocoon" de Ron Howard es la mejor considerada por ser la que expresa mejor los valores que la motivan [71].

La criónica aparece en las películas "Alien" y "Aliens" en las que la tripulación de la nave entra en un "criosueño" para viajar por el Espacio durante años sin envejecer. Una forma de "criostasis" aparece en la película "Demolition Man" en la que los criminales están congelados en una "criopenitenciaría" y con implantes neurales para eliminar tendencias violentas. Más recientemente, la criónica aparece en la serie de parodias de Austin Powers en las que el Doctor Maligno y Austin Powers estuvieron congelados criónicamente desde la década de 1960 hasta la de 1990. Durante el proceso de congelación, el gato del Doctor Maligno, Mr. Bigglesworth, se queda completamente calvo debido a una serie de complicaciones felinas.

"The Defenseless Dead", también de Larry Niven, explora los efectos sociales del uso de personas criopreservadas como fuente de órganos para trasplantes.

En la película "Star Wars Episode V: The Empire Strikes Back" (La Guerra de las Galaxias, Episodio V: El imperio contraataca), capturan a Han Solo y lo congelan criónicamente en carbonita. Su resucitación posterior en "Star Wars Episode VI: Return of the Jedi" (La Guerra de las Galaxias, Episodio VI: El Retorno del Jedi) le deja desorientado y temporalmente ciego.

El productor David E. Kelley presenta casos criónicos en series de televisión como "L.A. Law" (temporada de 1990 [72]), "Picket Fences" (temporada de 1994 [73]) y "Boston Legal" (temporada de 2005 [74]). En todas las situaciones hay un demandante, enfermo terminal, que pide ante el juez el derecho a la criopreservación. La criónica también aparece en un episodio de "Miami Vice" titulado "The Big Thaw", así como en el episodio "When We Dead Awaken" de la serie seaQuest DSV. Igualmente en los dos últimos trabajos para la televisión de "Dennis Potter, "Karaoke" y "Cold Lazarus" y en el anime "Cowboy Bebop".

También existen sátiras como la de la serie de dibujos animados "Futurama". El protagonista, Fry, un joven repartidor de pizzas del siglo XX es congelado accidentalmente en 1999, en la víspera del año nuevo y despertado mil años después para encontrar el planeta completamente cambiado.

En el episodio "Space Seed" de la primera temporada de "Star Treck", la tripulación de la Enterprise descubre y despierta a varios humanos del siglo XX mejorados genéticamente y preservados criónicamente en una nave espacial. Un caso similar aparece en el episodio "The Neutral Zone" de "Star Treck: The Next Generation" en el que la tripulación también descubre y despierta a tres humanos de finales del siglo XX en una antigua cápsula espacial averiada.

El Capitán América queda sepultado en hielo y sometido a una forma de suspensión criogénica, según la Marvel Comics, preservando su cuerpo y su mente durante una cantidad indeterminada de años (fue congelado en 1945 y descongelado en los sesenta pero gracias a la resbaladiza escala de tiempo en el universo de la Marvel, siempre está descongelado desde hace 10 ó 15 años) y cerca de sesenta años en la cronología de la Ultimate Marvel, tiempo durante el cual revivieron todas las versiones. Su gran enemigo, Red Skull (Cráneo o Calavera Roja) es también objeto de un tratamiento similar.

En el cómic "Transmetropolitan", las personas a las que se les preservó la cabeza en estasis criogénica son revividas rutinariamente en cuerpos clonados según un programa del Gobierno. Estas personas, conocidas como "Revivals", están abrumadas por el futuro distópico en el que despiertan y perturbados por la muerte de todas las personas que han conocido, a menudo sufren daños. Generalmente son ignorados por la sociedad y abandonados a su suerte.

Probablemente, el paciente criopreservado más famoso es el jugador de béisbol Ted Williams. El mito tan extendido de que Walt Disney fue criopreservado es falso. Fue incinerado e inhumado en el Forest Lawn Memorial Park Cemetery. Robert A. Heinlein, quien escribió con entusiasmo sobre el concepto, fue incinerado y sus cenizas se esparcieron en el Océano Pacífico. Timothy Leary también fue defensor de la criónica durante mucho tiempo y contrató servicios con una organización importante. Sin embargo, cambió de idea poco antes de su muerte por lo que no fue criopreservado.

La criónica sirvió de inspiración para la canción "Cryogenic" del grupo de rock electrónico TheSwimmingPools.

En el capítulo doble de "South Park" titulado "Go God Go", Eric Cartman aguarda desesperadamente el lanzamiento de la Wii y para hacer que el tiempo le pase más deprisa, se congela a sí mismo en la ladera de una montaña nevada. Una avalancha le cubre el cuerpo y su familia y amigos no le vuelven a encontrar. Se mantiene en animación suspendida durante más de 500 años hasta que le descongela la "Unified Atheist League" (Liga Atea Unificada), uno de los tres grupos de ateos que controlan el mundo por entonces.

Ice Maiden es una adaptación radiofónica de una historia corta de 1846 "Hilda Silfverling, A Fantasy" de Lydia Maria Child, en la que el personaje principal es preservado criónicamente y revivido después de cien años. El programa fue producido por Radio Tales para la National Public Radio.

La comunidad criónica

Existen asociaciones criónicas en ciudades importantes (ver la sección de historia). Regularmente se organizan encuentros y conferencias y existen publicaciones especializadas. Saul Kent, Evan Cooper, Jerry White, Dr. M. Coleman Harris así como Fred y Linda Chamberlain fueron miembros especialmente activos que organizaron varias conferencias en los primeros años. Las publicaciones de las organizaciones criónicas han ayudado también a que los miembros de la comunidad se mantengan informados de los eventos y problemas comunes. El 24 de julio de 1988, el científico informático Dr. Kevin Brown abre una lista de correo electrónico denominada CryoNet [75] que se ha convertido en una herramienta de comunicación muy potente para la comunidad. Desde entonces han surgido numerosas listas de correo y foros web para debatir sobre criónica y organizaciones particulares, sin embargo CryoNet sigue siendo el punto central de contacto.

Los crionicistas también poseen una jerga común que incluye el uso específico de palabras tales como paciente, desanimación y suspensión. El concepto de suspensión criónica para describir la criopreservación pierde terreno, fundamentalmente porque la abreviación suspensión se suele malinterpretar. Al igual que en otras comunidades, algunos miembros dan gran importancia a la utilización de un lenguaje criónico "políticamente correcto".


REFERENCIAS

1. "Jeane Trend-Hill". Paragraph authorship claimed by Jeane Trend-Hill (www.homestead.com/askjeane). Retrieved on 2008-01-07.

2. "Out of Thin Air - TIME". TIME Magazine. Retrieved on 2008-01-07.

3. Platt, Charles (1995). Effect of Human Cryopreservation Protocol on the Ultrastucture of the Canine Brain (4 ed.). Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 17 March 2006.

4. Ben Best (2008). "Scientific justification of cryonics practice" (PDF). Rejuvenation Research 11 (2): 493–503. PMID 18321197.

5. Mazur P (1984). "Freezing of living cells: mechanisms and implications". Am J Physiol (American Physiological Society) 247: C125–142. Retrieved on 29 April 2007.

6. Platt, Charles (1995). New Brain Study Shows Reduced Tissue Damage (4 ed.). CryoCare Foundation. Retrieved on 17 March 2006.

7. Fahy GM et al (1984). "Vitrification as an approach to cryopreservation". Cryobiology (Academic Press) 21: 407–426. doi:10.1016/0011-2240(84)90079-8. Retrieved on 29 April 2007.

8. Fahy GM et al (2005). "Cryopreservation of organs by vitrification: perspectives and recent advances". Cryobiology (Elsevier) 50: 157–178. doi:10.1016/j.cryobiol.2005.03.002. Retrieved on 29 April 2007.

9. "New Cryopreservation Technology". Alcor Life Extension Foundation (October 2005). Retrieved on 2007-04-29.

10. Lemler J, Harris SB, Platt C, Huffman TM (2004). The arrest of biological time as a bridge to engineered negligible senescence (1019:559-63 ed.). Annals of New York Academy of Sciences. Retrieved on 31 March 2006.

11. Lemler J, Harris SB, Platt C, Huffman TM (2004). The Arrest of Biological Time as a Bridge to Engineered Negligible Senescence. Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 31 March 2006.

12. Lemler J, Harris SB, Platt C, Huffman TM (2004). Alcor Presentation at Cambridge University. Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 31 March 2006.

13. "CI-VM-1 Cryoprotectant and CI-Carrier Solution Used for Vitrification". Cryonics Institute (2007). Retrieved on 2007-04-29.

14. Wowk B. "Cardiopulmonary Support in Cryonics". Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 2007-04-29.

15. "National Human Neuronal Stem Cell Resource Frequently Asked Questions". NHNSCR. Retrieved on 2007-04-29.

16. a b Donaldson, Thomas (1976). A Brief Scientific Introduction to Cryonics. Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 29 April 2007.

17. Whetstine, Leslie (March 1988). "The Cryobiological Case for Cryonics". Cryonics (Alcor Life Extension Foundation) 9: 23–36. doi:10.1186/cc3894. Retrieved on 29 April 2007.

18. Donaldson, Thomas (May 1990). "Prospects of a Cure for "Death"". Cryonics (Alcor Life Extension Foundation) 9: 26–35. doi:10.1186/cc3894. Retrieved on 29 April 2007.

19. Merkle R (1992). "The technical feasibility of cryonics". Med Hypotheses (Churchill Livingstone) 39: 6–16. doi:10.1016/0306-9877(92)90133-W. Retrieved on 29 April 2007.

20. Whetstine L et al (2005). "Pro/con ethics debate: when is dead really dead?" (PDF). Critical Care (BioMed Central Ltd.) 9: 538–542. doi:10.1186/cc3894. Retrieved on 29 April 2007.

21. Crippen DW et al (2007). "Ethics review: dark angels—the problem of death in intensive care" (PDF). Critical Care (BioMed Central Ltd.) 11: 202. doi:10.1186/cc5138. Retrieved on 29 April 2007.

22. "Scientists’ Cryonics FAQ". Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 2006-04-03.

23. Nanofactory Collaboration http://www.MolecularAssembler.com/Nanofactory

24. Robert A. Freitas Jr., Nanomedicine, Landes Bioscience; Vol I (1999), Vol IIA (2003) http://www.nanomedicine.com

25. Merkle, R (1994). Molecular Repair of the Brain. Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 4 April 2006.

26. "Realistic" Scenario for Nanotechnological Repair of the Frozen Human Brain. Alcor Life Extension Foundation. 1991. Retrieved on 4 April 2006.

27. Drexler, E (1986). Engines of Creation. Ancor Press/Doubleday. Retrieved on 4 April 2006.

28. Darwin, M (1988). Resuscitation: A Speculative Scenario for Recovery. Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 4 April 2006.

29. O'Neal, Michael B. (1990). The Case for Whole Body Suspension. Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 16 March 2006.

30. "Prices and Funding". Retrieved on 2008-04-01.

31. "Membership info: costs". Alcor Life Extension Foundation.

32. Modern Marvels: Deep Freeze. The History Channel.

33. "ACS Suspension Program". Retrieved on 2008-04-01.

34. Darwin, Mike (1990). The Cost of Cryonics. Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 17 March 2006.

35. Whetstine, Leslie; Stephen Streat, Mike Darwin, and David Crippen (2005-10-31). Pro/con ethics debate: When is dead really dead?. Critical Care Forum. Retrieved on 17 March 2006.

36. Donaldson, Thomas (1990). Prospects of a Cure for "Death". Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 17 March 2006.

37. More, Max (1995). The Terminus of the Self. Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 17 March 2006.

38. Hughes, James J. (2001). The Future of Death: Cryonics and the Telos of Liberal Individualism (Volume 6 ed.). Jet Press. Retrieved on 17 March 2006.

39. "He's Dead, Jim, The Irreversibility of Death as a Circular Argument". Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 2006-03-17.

40. Harris SB (1989). "Many are cold but few are frozen: a humanist looks at cryonics". Free Inquiry (Council for Secular Humanism) 9: 19–24. doi:10.1186/cc3894. Retrieved on 8 June 2007.

41. "Christianity and Cryonics". Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 2006-03-17.

42. Montgomery, John Warwick (1968-05-10). Cryonics and Orthodoxy (12, 816 ed.). Christianity Today. Retrieved on 17 March 2006.

43. Curtis Henderson (Sep-October 1969). "Cryonic Suspension of Ann DeBlasio". Cryonics Reports (Cryonics Society of New York, Inc.) 4 (9-10): 10–15. doi:10.1186/cc3894.

44. Tandy, Charles. "Charles Tandy, Ph.D.". Retrieved on 2008-10-10.

45. Charles Tandy, Ph.D.. "Cryonic-hibernation in light of the bioethical principles of Beauchamp and Childress". Retrieved on 2008-04-01.

46. Franklin, Benjamin (1773). Letter to Jacques Duborg. Nanotechnology, Molecular Manufacturing, and Productive Nanosystems. Retrieved on 18 April 2008.

47. Ettinger, Robert C.W. (1964). The Prospect of Immortality (First ed.), Doubleday.

48. "Ev Cooper". Retrieved on 2006-03-17.

49. "Cryonics". Retrieved on 2006-03-17.

50. Perry, R. Michael (1992). Suspension Failures: Lessons from the Early Years. Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 17 March 2006.

51. "Mistakes Were Made". This American Life, 18 April 2008.

52. Drexler, K. Eric (1986). Engines of Creation: "A Door to the Future". Foresight Nanotech Institute. Retrieved on 17 March 2006.

53. Drexler, K. Eric (1986). Engines of Creation. The Coming Age of Nanotechnology. Foresight Nanotech Institute. Retrieved on 17 March 2006.

54. Aurelio Munoz, Superior Court Judge (October 25, 1990). "Case No. C 697 147" (PDF). Library. Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 2008-08-22.

55. Mondragon, Carlos (November 1990). "A Stunning Legal Victory for Alcor" (HTML). Library. Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 2008-08-22.

56. Justice Gates (June 10, 1992). "Mitchell v. Roe Decision" (HTML). Library. Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 2008-08-22.

57. "CryoCare Foundation". Retrieved on 2006-03-17.

58. "BioPreservation, Inc. - Cryopreservation Services". Retrieved on 2006-03-17.

59. Platt, Charles (1995). "Effect of Human Cryopreservation Protocol on the Ultrastructure of the Canine Brain". Cryocare. Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 2006-03-17.

60. "Trans Time, Inc.". Retrieved on 2006-03-17.

61. "Suspended Animation, Inc.". Retrieved on 2006-03-17.

62. "New Cryopreservation Technology". Alcor Life Extension Foundation. Retrieved on 2006-03-17.

63. Ben Best. "The Cryonics Institute's 69th Patient". Retrieved on 2006-06-07.

64. "The Timeship Project". Retrieved on 2008-04-01.

65. "Daxor Corp. Board of Directors". Retrieved on 2008-04-01.

66. Full text of Ettinger's "Penultimate Trump" short story: [1] Accessed June 8, 2007

67. "Formerly Brandewyne". Lee Books (1997).

68. ISBN 0425211800 Publisher: BERKLEY JAM

69. "21st Century Kids". 21CenturyKids (2007).

70. 21st Century Kids, Warren Publishing. 2007-03-15. ISBN 1886057001.

71. Cryonics (Volume 6 Issue 61 ed.), Alcor Life Extension Foundation. 1985. Retrieved on 17 March 2006.

72. ""L.A. Law" The Good Human Bar (1990)". IMDb. Retrieved on 2006-03-17.

73. ""Picket Fences" Frosted Flakes (1994)". IMDb. Retrieved on 2006-03-17.

74. ""Boston Legal" Let Sales Ring (2005)". IMDb. Retrieved on 2006-03-17.

75. "CryoNet". Retrieved on 2006-03-17.


VER TAMBIÉN







[ Volver Atrás ]



CRYONICS INSTITUTE



ALCOR


AMERICAN CRYONICS SOCIETY


Organización de
apoyo en Europa

CRYONICS EUROPE


THE CRYONICS SOCIETY


SOCIEDAD ESPAÑOLA DE CRIOGENIZACIÓN


Copyright © por crionica.org  Todos los derechos reservados. Web optimizada para Internet Explorer.